Lo que se dice

24 oct. 2008

Hasta el lunes



Sólo voy a decir una cosa: Volando voy, volando vengo ... Hasta el lunes.

19 oct. 2008

Se me olvidó



Se me olvidó tu olor de tanto añorarlo,
Se me olvidó tu nombre de tanto redundarlo,

Se me olvidó recordarte esta mañana al despertar,

Se me olvidaron las palabras perversas que nos dijimos,

Se me olvidó pensarte antes de dormirme,

Se me olvidó llorarte mientras te leía,

Se me olvidó el tacto de tus dedos por mi sexo,

Se me olvidó el calor de tu piel en mis entrañas,

Se me olvidó aquella sonrisa que escapó de tu boca,

Se me olvidaron todas tus miradas,
Se me olvidó aquel día que nos sedujimos en tu coche,

Se me olvidaron los desayunos en tu casa,

Se me olvidó soñar en el futuro,

Se me olvidaron todos los amaneceres a tu lado,

Se me olvidó desearte como a nadie,

Se me olvidaron las ausencias infinitas,

Se me olvidó quererte como nunca,

Se me olvidó el sabor de tus besos apasionados,
Se me olvidaron las caricias en tu cama,

Se me olvidó la imagen de tus manos agarrando mi cintura,

Se me olvidó la humedad de tu miembro entre mis muslos,
Se me olvidaron tus palabras dulces,

Se me olvidaron las noches salvajes,

Se me olvidó el tacto de tu espalda sobre mi pecho,

Se me olvido tu voz susurrando que me amabas,

Se me olvidó de tal forma,
Que se me olvidó Olvidarte…


Caravanne (Raphael)

15 oct. 2008

No hay derecho



No hay derecho a que alguien rompa la ventanilla de tu coche y te robe, no sólo el GPS, sino también el móvil, tu chaqueta de piel, tu neceser y un sobre con mucho más dinero del que puedes cobrar en varios meses (unos cinco) y que iba a ser destinado a pagar unas cuantas paredes que volverían a iniciar el camino de una ilusión. No hay derecho a que eso pase tan sólo en diez minutos, lo que tardas en dejar la maleta en casa y continuar descargando.

Y si ya hablamos del colmo mayor, que cuando la policía está registrando el coche para sacar pistas llegue un tío y te pegue por detrás y se cargue medio maletero. En fin, lo dicho, que no hay derecho... Y encima, por su "seña de identidad", se sepa que son las famosas bandas del este que tanto daño están haciendo en España. Si es a eso a lo que han venido y nada más, que se vayan, no soy nada racista, pero que nos dejen vivir en paz cuanto antes. Si quieren venir que se porten como personas. He dicho.

(Este hecho me hace recordar que cuando las cosas van mal, todavía pueden ir mucho peor).

6 oct. 2008

Bonito Periodismo



Mara me mandó hace unos días deberes en un comentario. Los deberes consistían es escribir por qué es bueno (o bonito o barato) el periodismo, y todo por escribir una frase verídica aunque algo pesimista, que todo hay que decirlo, sobre trabajar en un periódico, algo que como ya sabéis nos une a las dos. Pues allá voy, pero tengo que decir, que si hay una época en la que creo poco en el periodismo, es ésta, así que no sé si podré ofrecer muchas cosas buenas.

En primer lugar, trabajar en un periódico te ofrece tener el privilegio de ser el primero en enterarte de casi de todo y de poder enseñar luego ese mundo a través de tus ojos, dejando siempre un trocito de tu propia persona en cada uno de los textos que publicas.

Conoces gente, a mucha gente que te cuenta su vida, conoces de cerca los sucesos, la política, asociaciones, actores, en fin, a gente muy variada con la que a veces llegas a trabar incluso amistades importantes y te hacen pasar buenos momentos.

Puedes ayudar a que asociaciones que pelean por una buena causa se den a conocer. El tema de asociaciones me encanta, es mi preferido y sin duda son en los que más intento volcar mi trabajo, porque muchos de ellos sí que lo necesitan de verdad.

Estar en todas partes, tanto buenas como malas, si hay un accidente allí estará el periodista, pero también si hay una fiesta, una acto inaugural, una presentación cultural, en fin, en cualquier sitio. Y aquí voy a decir, que el periodismo es también bueno, porque entras de gorra a todas partes (tenía que decirlo).

Pero si algo hay bueno en el periodismo para mí es la parte personal, estar haciendo algo que me encanta, haber conseguido trabajar en aquello que quise desde que tan sólo era una niña, y sentir que por una vez en la vida, los esfuerzos son medianamente recompensados, y los horarios intempestivos se solapan con el placer de (cuando te dejan) poder ser tú misma en cada texto.

Un besito Mara, hoy no encuentro mucho más, lo siento.

 
ir arriba