Lo que se dice

29 jun. 2009

¿Por qué se le llamó a Luis XV el 'niño milagro'?



Como reza en Muy Interesante, al rey francés Luis XV (1710-1774) se le llamó 'el niño milagro' porque fue el único superviviente de su familia entre seis aspirantes al trono. Un hecho curioso que aconteció cuando heredó éste de su bisabuelo Luis XIV, que tenía un hijo, tres nietos y dos bisnietos. Uno de los nietos, Felipe, declinó reinar en Francia para convertirse en Felipe V de España; los otros candidatos murieron de viruela entre 1710 y 1714. El niño milagro salvó la vida gracias a su aya o nana la duquesa de Ventadour, que impidió que los cirujanos le hicieran una sangría cuando contrajo la enfermedad y luego se ocupó de cuidarle.

17 jun. 2009

Signo de la victoria (V)



Son muchas las veces en las que hemos presenciado o realizado el clásico signo de la victoria, o lo que es lo mismo, aquel en el que levantamos el dedo índice y corazón en forma de V, un signo muy visual y que probablemente sea comprendido e interpretado casi en cualquier idioma del planeta, por no decir en todos.

Este gesto tan popular se remonta hasta el periodo de la Edad Media, concretamente hasta la Guerra de los Cien Años, en la que se disputaban el poder ingleses y franceses. En este marco, los arqueros ingleses (galeses) eran temidos tanto por su enorme y certera puntería, como por la velocidad de disparo y alcance de sus flechas, que eran muy superiores a la de los arcos y ballestas del enemigo. El temor de los franceses era tal que cuando capturaban a algún arquero inglés le cortaban los dedos indice y corazón para asegurarse de que no podrían volver a manejar un arco

Como gesto de burla y hazaña heroica para estos arqueros galeses, al termino de las batallas, humillaban a los prisioneros franceses mostrándoles los dedos indice y corazón como señal de que seguían conservándolos y podrían seguir dando fuerza a sus flechas durante mucho tiempo. Así, con el paso de los años los ingleses tomaron como costumbre propia este gesto cada vez que ganaban una batalla, un gesto de victoria que comenzó a extenderse en el tiempo y que como todos bien sabéis perdura hasta, al menos, nuestros días.


 
ir arriba