Lo que se dice

31 jul. 2007

Catálogo de las diferentes formas de segar una vida


Dice Luis Rojas Marcos en Las semillas de la violencia que "la historia de la pena de muerte es horripilante. El ingenio del ser humano para hacer sufrir a sus semejantes nunca ha sido mejor demostrado que en los métodos de ejecución. Las muertes eran intencionadamente crueles y planeadas con el fin de prolongar la agonía del reo lo más posible. Estos espectáculos barbáricos suponían un reflejo aterrador de la venganza pública, reivindicada unánimemente tanto por el clero como por las autoridades laicas hasta finales del siglo XIX".

Amnistía Internacional es un movimiento que trabaja para que se respeten los derechos humanos en todo el mundo, y precisamente son ellos los que enseñan un terrible catálogo de las formas de ejecución que se han practicado a lo largo de la historia de los países y "de los mundos", por llamarlo de alguna forma. Porque de alguna manera, la historia de un país y la forma de administrar la justicia es un mundo, muchas veces incomprensible para personas que, como yo, defienden a capa y espada el derecho a la libertad y a la vida.
Desde este movimiento se relata que "el catálogo de las distintas formas que la mente humana ha llegado a concebir para quitar la vida a un ser humano es espeluznante. Su simple relación puede llegar a parecer un ejercicio de morbosidad; aquí va una lista, advirtiendo no obstante que ni tan siquiera es exhaustiva". Muchas de las definiciones se han sacado de la Wikipedia:
El fusilamiento, el tiro en la nuca y el ametrallamiento, que comenzaron a llevarse a cabo a partir del invento de la pólvora.
La muerte por estrangulamiento, directamente con las manos en la antigüedad y posteriormente mediante la horca por un lado y por otro con el torniquete y el garrote vil. Ésta última originaria de España, y vigente en el país legalmente desde 1820 hasta su abolición por medio de la Constitución de 1978.

Garrote vil:


La decapitación con el hacha, la espada o la guillotina, reconocida por su utilización durante la Revolución francesa
de 1789, con sus decenas de miles de ejecuciones, y bajo la cual cayeron muchas heroínas y héroes. Además, según tengo entendido es una de las muertes más desagradables moralmente, ya que la cabeza permanece consciente hasta unos segundos después de haber sido cercenada.
El degüello, en ocasiones seguido de la decapitación. Esta horrible técnica la continúan usando la red terrorista Al Qaeda en Irak, los cuales ya se han cobrado varias vidas de soldados y civiles sobre todo estadounidenses y británicos, pero por la dureza de las imágenes y a pesar de que los vídeos circulan por internet no voy a dejar ningún enlace.
El acuchillamiento. Poco hay que decir de ésta, es una forma de provocar la muerte con arma blanca.
Mediante la administración de sustancia letales: envenenamiento, claro ejemplo de ello es la muerte del filósofo Sócrates al ser condenado a beber cicuta en el año 399 a.C.; la inyección letal, que consiste en inyectar por vía intravenosa y de manera continua una cantidad letal de un barbitúrico de acción rápida en combinación con un producto químico paralizante, actualmente se sigue usando en algunos estados de EE.UU.; y la cámara de gas, uno de los métodos de exterminio nazi de uso más común en las matanzas masivas, que se desarrolló en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.
Cámara de Gas de Dachau, Alemania:


La electrocución mediante la silla eléctrica. Utilizada desde el siglo XIX y especialmente durante el siglo XX en los Estados Unidos de América, aunque también se usó durante un tiempo en las Filipinas.

Primera silla eléctrica, usada en la ejecución de William Kemmler en 1890:


Muerte por hambre y abandono en las mazmorras o en las jaulas medievales colgadas a la intemperie, o las prisiones modernas diseñadas para el exterminio de los reclusos, como por ejemplo la cárcel marroquí de Tazmamart, en activo hasta 1991.

La flagelación con disciplinas, mimbres, varas, garrotes o cualquier otro artilugio.

La lapidación y el aplastamiento (de todo el cuerpo o de la cabeza). Actualmente, este procedimiento está localizado principalmente en países de África, donde se castiga a las mujeres que mantienen relaciones sexuales ilegales. La ejecución por lapidación suele llevarse a cabo estando el reo enterrado hasta el cuello o atado de algún modo, mientras una multitud de gente le lanza piedras.
El desmembramiento mediante el potro, la rueda o la tracción a cargo de animales. Usadas sobre todo por la Inquisición española.
La crucifixión, es un antiguo método romano de tortura y ejecución mediante el clavado o atamiento de la víctima, generalmente desnuda, a una cruz, donde permanece colgada hasta su muerte por asfixia.
El empalamiento, donde la víctima era atravesada por una estaca. La penetración puede realizarse por un costado, por el recto o por la boca. La estaca se solía clavar en el suelo dejando a la víctima colgada para que muriera lentamente.
El arrastramiento hasta la muerte por erosión. Muy desagradable, como casi todas.
Todas las mutilaciones imaginables (amputaciones progresivas de distintos miembros: orejas, lengua, ojos, manos, piernas, extracción de vísceras, despellejamiento, etc.).
El ahogamiento. En la Inquisición, destilando agua encima de un paño húmedo introducido en la boca, o vertiendo el agua directamente en un embudo; modernamente, introduciendo la cabeza en una bañera o en una bolsa de plástico.
La muerte en la hoguera, aplicada a las viudas hindúes según una costumbre del siglo XVI, y a los herejes y las brujas durante la Inquisición. Un caso muy conocido es el martirio de San Lorenzo, quemado vivo en una parrilla en Roma.
La antorcha, una técnica en la que las mujeres eran rociadas con combustible e incendiadas por motivos "de honor" en algunos pueblos islámicos.
El asaeteamiento. El reo era atado a un árbol y se le lanzaban flechas hasta la muerte. San Sebastián fue un mártir condenado a morir de esta manera, pero no murió en la ejecución, por lo que fue nuevamente condenado y matado a azotes en el año 288.
La inmersión en metal fundido, o su derramamiento.
El enterramiento en vida, total o parcial (con la cabeza al descubierto), con las variantes de la presencia de termitas u otras alimañas. Y como dijo Edgar Allan Poe en su obra El entierro prematuro “el enterramiento en vida es sin duda el más aterrador de esos extremos que nunca ha golpeado la suerte de la mera mortalidad".
El emparedamiento, consistente en introducir al reo o penitente entre un doble muro. Era una práctica al parecer bastante usual en otros tiempos, de hecho fue una práctica voluntaria llevada a cabo por devotas mujeres a modo de penitencia como hicieron los anacoretas o ermitaños.
El saco y la bota. Concretamente era la introducción del condenado junto con alimañas, para que fuera devorado, en ocasiones eran arrojados a continuación a un río.

Las fieras en los circos romanos.
Por último, el lanzamiento desde un precipicio, que se llevaba a cabo en la antigüedad; desde un puente, aplicado a las mujeres adúlteras en algunas zonas de Asia Menor; o desde un avión, durante la dictadura chilena.
De estas formas de ejecución, en la actualidad siguen vigentes y legalizadas en distintos países o regiones: la electrocución, la horca, la guillotina, el fusilamiento, la inyección letal, la cámara de gas, la decapitación y la lapidación. Aunque según datos de Amnistía Internacional, se aplican también otras formas de ejecución, pero al margen de las legislaciones.
Dejo aquí un enlace donde se puede encontrar un amplio repertorio de datos sobre esta espeluznante forma de segar la libertad de vivir. Tan sólo hay que pensar una cosa, ¿hasta cuándo?

18 jul. 2007

Como desees


La princesa prometida es uno de mis libros y mis películas preferidas, una historia de aventuras con un marcado toque romántico. El libro fue escrito por William Goldman y más tarde llevado al cine en 1987, dirigido por Rob Reiner con guión del propio autor del libro.

Hay una frase que me encantó desde que vi la película por primera vez y que toda mujer debería sentir en sus propias carnes. Así que, que cada cual juzgue e imagine lo que siente al oir eso de la boca de la persona que ama. Es la frase para mí por excelencia:

"Aquel día fue en el que descubrió con asombro que cuando él decía 'como desees', en realidad significaba 'te amo' ".

Peter Falk en La princesa prometida

El amor es como un trompo


"Has extendido alguna vez los brazos y dado vueltas y vueltas muy muy rápido? Bueno, pues así es el amor. Se te acelera el corazón, el mundo se te pone del revés... pero si no tienes cuidado, si no mantienes tus ojos fijos en algo inmóvil, puedes perder el equilibrio y dejar de ver lo que ocurre con la gente a tu alrededor, y no te das cuenta de que estás a punto de caer".

Nicole Kidman en Prácticamente Mágia

17 jul. 2007

¡Ejecutado! Sólo quedan horas...


Acabo de ver en mi correo una noticia espeluznante de Amnistía Internacional: dentro de unas horas
Sina Paymard será ejecutado en Irán si entre todos no ayudamos para que se salve. Sólo es necesario un pequeño clic que puede suponer un mundo para este menor de edad.

Para que este chico no pierda la vida, sólo hay que enviar un e-mail o fax a la Embajada de Irán en España exigiendo que no ejecuten a Sina Paymard. Es urgente, no queda tiempo.

Embajada de Irán en España

Excmo. Sr. Seyed Davoud MOHSENI SALEHI MONFARED
Fax: 91 345 11 90
E-mail: embiran@hotmail.com


Sina, tenía 16 años y era drogadicto en el momento que cometió el delito. Ya en septiembre 2006 fue conducido a la horca para ser ejecutado. En el último momento al escucharle tocar la flauta, la familia de la víctima se apiadó y aceptaron el pago punitivo de la diyat ("dinero de sangre") en lugar de la muerte, como permite la legislación iraní. A pesar de que la familia de Sina ya había conseguido 70 de los 160 millones de dolares que les pedían, la familia de la víctima se ha negado a aceptar el pago.

Lo más espeluznante es que al menos hay otras 23 personas condenadas a muerte en Irán por delitos cometidos cuando eran menores y continúan en espera de ejecución. A continuación se enumeran sus nombres, seguidos de la edad que tenían (si se conoce) en el momento de cometerse los delitos que se les atribuyen, para que no quede en saco roto y no se quede en un simple número. Sólo por unos pocos, el mundo sigue así de atrasado, y desgraciadamente, lo que nos queda.

1. Beniamin Rasouli, 17
2. Hossein Toranj, 17
3. Hossein Haghi, 17
4. Morteza Feizi, 16
5. Sa'eed Jazee, 17
6. Ali Mahin Torabi, 16
7. Milad Bakhtiari, 16
8. Farshad Sa'eedi, 17
9. Mostafa, 16
10. Mahmoud, 17
11. Saber
12. Hamid, 17
13. Sajjad, 17
14. Farzad, 15
15. Hossein Gharabaghloo, 16
16. Asghar, 16
17. Iman, 17
18. Ne'mat, 15
19. Mohammad Mousavi,
20. Delara Darabi, 17
21. Hamzeh S, 17
22. Shahram Pourmansouri, 17
23. Hedayat Niroumand, 15


Nuevos avances: Según las informaciones recibidas, Sina Paymard (que iba a ser ejecutado ayer en Irán) podría ser ejecutado en 10 días, si su familia no consigue el dinero pedido para salvar su vida. En Irán, algunas condenas a muerte pueden ser sustituidas por "dinero de sangre" si lo acepta la familia de la víctima. La familia de Sina ha conseguido casi la mitad del dinero pedido (160.000 $) pero la familia de la víctima reclama la cantidad completa y ha dado 10 días para conseguir el resto. Sina puede ser ejecutado en 10 días a no ser que su familia consiga el dinero... o a no ser que nosotros consigamos ejercer la presión necesaria para que le conmuten la condena a muerte.

Para que esta vez no muera alguien hay que hacer dos cosas:


1º.- Avisa a tus contactos. Pídeles que envíen un e-mail o fax a la Embajada de Irán en España exigiendo que Sina Paymard no sea ejecutado a la dirección de arriba.

2º.- Si aún no lo has hecho, firma la petición contra la pena de muerte para que se la enviemos a las autoridades iraníes. Puedes firmar aquí.

Gracias a todos los que pongáis vuestro granito de arena.


16 jul. 2007

Tres pulgadas de Lotos dorados



"Los pies de loto dorados" hace referencia a la arcaica y aberrante tradición china de vendar los pies de las niñas entre los 4 y 9 años para que alcanzaran el poder de la belleza y la perfección de una mujer, no sin dejar de lado la sensualidad y erotismo, que curiosamente y al parecer, llevaban consigo estos pies llamados así porque el balanceo al caminar era similar al del loto mecido por el aire.


Así comienza la historia


Había una vez, allá por el siglo X, un emperador llamado Tang Li Yu, que un buen día ordenó a su concubina favorita vendarse los pies con cintas de seda y bailar para él y siempre en honor a los espíritu.


Para la ocasión, se mandó construir para ella un piso hecho de lotos de oro (como alusión poética a los placeres sensoriales) donde pudiera ejecutar su danza. De la misma manera, se le adornó el cuerpo con las más esplendorosas joyas y se le vendaron los pies imitando la forma de la media luna, porque los pies vendados realzaban la belleza de la danza, y su pequeñez hacía que fuesen doblemente admirados. Su nombre era Yao Niang, es decir, “triste muchacha”.


El origen exacto del vendaje de los pies en China se desconoce pero, más o menos verídica la leyenda, se sabe que las primeras que empezaron a vendar sus pies fueron las bailarinas de palacio en el siglo X, con el objetivo de realzar la gracia de sus movimientos. De la corte se extendió a las clases altas y en el siglo XVI se popularizó por todo el territorio chino y en todas las clases sociales como respuesta al intento de la Dinastía Manchú de prohibirlo.


De esta manera, Yao Niang fue un ejemplo a seguir para todas las mujeres de la corte y del resto del imperio, ejemplo que supondría el vendaje de pies de casi un billón de chinas que nacieron después de ella. Como dice Rafael Flores Paz, en el número 5 de la revista Etiqueta Negra, "el episodio de esta cortesana se consagró en la historia política y erótica de China como 'tres pulgadas de lotos dorados'. Un tortuoso capricho con nombre de poema".

Y así sucedió hasta bien entrado el sigo XX, concretamente fueron prohibidos en 1911 por el gobierno comunista, ya que resultaba una tradición algo molesta de cara al comercio exterior y al resto de sociedades.


Exactamente... un doloroso ritual


El más perfecto par de lotos de oro debía medir no más de 7 centímetros de largo (unas tres pulgadas), y ser pequeños, estrechos, puntiagudos, y arqueados. La meta del vendaje era juntar los dedos del pie con el talón de modo que el pie pudiera formar un arco. Si el vendaje estaba bien hecho, el tobillo sería empujado hacia adelante, por lo que el pie estaría en una posición vertical.

A las niñas se les comenzaba a atar los pies de los 4 a los 9 años, aunque en ocasiones se adelantaba el proceso a los 3 años. Para asegurar un proceso exitoso, previamente a la muchacha se le habría obligado a llevar zapatos pequeños. A pesar de lo doloroso del proceso, no podían ceder al vendaje, de otro modo no serían nada en su etapa de adultas, caerían en la "mayor de las desdichas": no se casarían nunca.

Según explica muy bien Rufo, el proceso de disminución tiene cuatro etapas. Durante la primera, a la que se ha denominado "Shi Chan", los pies deber ser bien aseados y las uñas de los dedos reducidas a su mínima expresión. El pie derecho se venda generalmente primero, seguido por el pie izquierdo, usando un vendaje en el que los dedos del pie son forzados a doblarse hacia la planta del pie. Sin embargo, el dedo gordo no es vendado, ya que será indispensable para no mermar completamente el equilibrio del cuerpo en el futuro, y su apoyo será necesario en la etapa de preparación del Loto de Oro. Los vendajes, después de que fueran apretados, se cosían. Sobre el pie se pondría un par de zapatos puntiagudos, dando fin a la primera etapa.

Los zapatos debían cambiarse con frecuencia para evitar el crecimiento del pie. Esto sucedía cada dos semanas generalmente, siendo cada nuevo par de zapatos más pequeño que el anterior.

La segunda etapa se llamaba "Shi Jin", y se extendería durante más de medio año. El objetivo en esta etapa sería conseguir un pie más fino y estrecho. Es la plena estapa de contracción de la piel, lo que llevaría a los pies a sangrar y a supurar.

Cada tres días, se retiraban las vendas, se desinfectaban los pies y volvían a vendarse cada vez más fuerte, procediendo a formar la curva deseada. Este es el momento de aprender a caminar sobre el talón, porque caminar sobre la planta sería extremadamente doloroso.

En la tercera etapa se pliega el talón sobre la planta. Esta etapa se llama "Jin Chan". Durante la misma los músculos se contraen y la carne se pudre. Los dedos que en etapas previas se han doblado sobre la planta están ahora prácticamente muertos. Especialmente los dedos del pie que se doblaban debajo de la planta, en particular el dedo meñique, que incluso podría desprenderse del pie.

Y la última etapa llamada "Guo wan". El propósito en ésta era doblar aún más el pie para que pudiese formar un arco "agradable". Este proceso llevaría cerca de seis meses. Ahora además se incorpora la fuerza del bambú tensado para aumentar el arco del pie.

Éste es el resultado final de tan "brillante" proceso:

Menos mal, y por nuestro bien (de nosotras, sí), estas tradiciones sin "pies ni cabeza" (nunca mejor dicho) para una persona como yo y que por decirlo de alguna forma, sólo servían para satisfacer el deseo y placer de unos hombres algo despiadados han ido desapareciendo con el tiempo, pero si nos paramos a pensar, no hace tanto tiempo que la tradición de los "lotos dorados" fue prohibida, tan sólo 96 años.

11 jul. 2007

Un milagro en equilibrio




- Estoy siempre irritable
- No puedo dormir
- Me cuesta pensar
- Estoy siempre nerviosa
- Tengo náuseas
- Me siento culpable
- Me siento fea
- Mi vida es un fracaso
- Ya no me interesa el sexo
- Lloro a la mínima
- Todo me preocupa
- No puedo dejar de comer
- Estoy siempre cansada
- Todo me da miedo
- Me siento sola
- Me siento avergonzada
- No siento nada

Madre mía, si esto es un posparto o "posloquesea"... Que juzgue cada cual, pero ¿quién quiere sufrirlo?

"Instantes" de ¿Jorge Luis Borges?



Hace ya algún tiempo se puso de moda un power point que incitaba a vivir la vida a cada minuto, a saborear cada instante como si fuera el útlimo y a dejar de lado los prejuicios. Ese power point lo firmaba el escritor argentino Jorge Luis Borges. Pero... nada más lejos de la realidad. El texto titulado "Instantes", que se ha visto también impreso en posters, tarjetas, marcapáginas y en otros muchos lugares, dista un abismo de haber salido de la pluma del escritor bonaerense.

Lo que sí es real es que el poema, si es que se le puede llamar poema, porque es más bien un texto en prosa a pesar de que los "versos" estén cortados a mitad de línea, ha sido estudiado desde muchos puntos de vista y la autoría ha apuntado a Nadine Stair, pero según investigaciones no existía nadie con ese nombre en Louisville (Kentucky), la que sí existió fue Nadine Strain, una mujer fallecida a la edad de 86 años en 1988. Aunque a la fecha de su muerte, ya hacía 25 años que circulaba otra versión de la historia. Así lo explica Iván Almeida en un excelente artículo al que titula "Jorge Luis Borges, autor del poema Instantes", y donde muestra el recorrido de cada línez y de cada explicación escondida tras las palabras.

Está claro que Almeida, y tras haber seguido "la baba de caracol" no ha llegado a una conclusión nítida, y parece que no porque no lo haya intentado. Lo que queda claro tras leer su artículo es que el poema no es de Borges, cosa que según él cita, cuando le consultan por la autoría del mismo en su Centro Borges ("J. L. Borges Center for Studies & Documentation"), al oir la respuesta provoca el enojo de muchos lectores del escritor.

Solamente decir que independientemente de quién lo haya escrito, es una alegoría de la vida y quizá lo mejor sea escuchar a esta boca de hombre o mujer que en lo único que pensaba era en vivir, aún cuando el tiempo ya se había marchado. Porque la vida es bella, o al menos... ¡eso dicen algunos!

Si pudiera vivir nuevamente mi vida.
En la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido, de hecho
tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos, haría más viajes, contemplaría
más atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido, comería
más helados y menos habas, tendría más problemas
reales y menos imaginarios.
Yo fui una de esas personas que vivió sensata y prolíficamente
cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría de tener
solamente buenos momentos.
Por si no lo saben, de eso está hecha la vida, sólo de momentos;
no te pierdas el ahora.
Yo era uno de esos que nunca iban a ninguna parte sin termómetro,
una bolsa de agua caliente, un paraguas y un paracaídas;
Si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.
Si pudiera volver a vivir comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera y seguiría así hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita, contemplaría más amaneceres
y jugaría con más niños, si tuviera otra vez la vida por delante.
Pero ya tengo 85 años y sé que me estoy muriendo.


10 jul. 2007

A veces llega el momento

El grupo vallisoletano Celtas Cortos decía en una canción "A veces llega el momento en que te haces viejo de repente, sin arrugas en la frente, pero con ganas de morir..." Para que cuando eso pase, porque a todos nos pasa en algún momento de nuestras vidas, siempre haya algo que te muestre un poco de luz en el camino. Porque todo al final tiene su recompensa, tan sólo hay que saber esperar... "tu oportunidad". En el fondo cada cual tiene la suya, al menos siempre y cuando pensemos que el mundo que pisamos es un mundo justo... pero yo, me niego a pensar lo contrario.

Taxi - Tu oportunidad.mp3

... Y el beso se hizo



El momento mágico del besar no es el beso en sí, sino el instante anterior a él. Ese momento en el que el corazón late más fuerte y las cosquillitas aparecen por no sé qué otro sitio, al que es mejor no citar, o si no... lo podemos llamar "barriga", que tampoco está nada mal la denominación, ¿no?

El origen del beso, parece ser que fue como expresión de afecto, y era aquel que daba la madre a sus hijos, en definitiva, una forma de manifestar cariño por alguien. Pero el beso no evolucionó como expresión de cariño entre personas adultas hasta el siglo VI, cuando empieza a surgir como una forma de afecto entre personas adultas y ya no sólo en niños.

El beso se extendió por Europa y luego por el mundo como muestra de afecto entre dos personas, y más comúnmente entendido, como una forma de demostrar el amor por otra persona. Pero también el beso ha pasado su censura, y en plena Revolución Industrial el beso es censurado de forma pública, quedando reducido al ámbito privado. Es en mayo del 68 cuando el beso se convirtió en símbolo de rebeldía, por la censura impuesta.

No se conoce con certeza cuando empezó el beso como saludo, pero indican los expertos que el beso traspasa los límites del ámbito privado y empieza a utilizarse en público entre personas conocidas como saludo y cercanía a la persona que saludamos.

Pero el beso más profundo, el de los amantes, y según investigaciones de la escuela de Antropología en la Universidad de Massachusetts, apuntan a la posibilidad de que pueda tener sus raíces en antiguos rituales religiosos, pero no descartan la teoría que sostiene que el besar es una acción instintiva con el propósito de transferir sebo, ese producto de las glándulas sebáceas que se encuentran en la superficie de la piel, aunque más en la parte externa de los labios.

De esta manera se puede afirmar que la unión entre dos personas, el amor o la atracción, no es nada más que la adicción al sebo del otro, y el besar, un vehículo a través del cual cada quien encuentra el sebo de su preferencia.

No es lo mismo besar...

La verdad, es que no es lo mismo dar un beso en un lugar u otro del mundo. Las costumbres para besar cambian según la región, el clima, la ideología e incluso religión.

Por ejemplo, en Europa es común que las personas se den dos besos como saludo, eso sí, siempre y cuando no sea entre varones, pero en cambio, en Rusia los hombres se besan entre sí sin ningún tipo de morbo, inhibición o represión.

En Brasil los piquitos entre extraños no son mal vistos, casi tan normales como estrechar la mano o darse un abrazo. Un beso en la boca es quizá algo más fuerte, pero de cualquier forma nada comprometedor.

En Alaska el beso de nariz con nariz es común entre los esquimales. Y entre los gnomos, pero esos igual no existen, ¿no?

En Lima el beso se da una sola vez, en la mejilla y con la pelvis lo más despegada de la persona a la que se besa. Algo parecido pasa en el resto de países de Sudamérica.

Pero probablemente, y lo que es más importante, es que el beso es un placer, y el que no lo quiera ofrecer un reprimido. Porque ante todo y citando a dos grande poetas "en un beso, sabrás todo lo que he callado" (Pablo Neruda) porque "el alma que puede hablar con los ojos, también puede besar con la mirada" (Gustavo Adolfo Bécquer).

5 jul. 2007

Huerta de San Vicente



Hace unas semanas, en una visita a la "ciudad de los embrujos", me acerqué hasta un precioso laberinto de calles verdes y amor en el aire: el Parque García Lorca. Pero lo más prestigioso para alguien que ama la literatura es encontrar en medio de esa naturaleza urbana la casa del escritor del pueblo, de las tradiciones o del analfabeto Federico García Lorca, como algunos quizá más analfabetos han intentado erróneamente nominar al poeta andaluz. Casa que se designó como La Huerta de San Vicente.

García Lorca nació en el municipio granadino de Fuente Vaqueros, donde se encuentra su casa natal, pero La Huerta de San Vicente, antes llamada "de los Mudos", fue un regalo que Lorca hizo a su familia allá por el año 1925. El cambio de nombre vino dado porque su madre, que se llamaba Vicenta, quiso dejar en su morada su pequeño legado.

Es entre los años 1926 y 1936 cuando la Huerta de San Vicente se convierte en la apacible casa de veraneo de los García Lorca. Se encontraba, hace ya algunos años claro, alejada sólo dos kilómetros de la ciudad, y la propiedad consistía en dos casas anexas: la principal y otra más modesta para los guardeses. Eran casi dos hectáreas de tierra fértil que daban vida al paisaje de cultivos, árboles frutales, acequias y veredas propio de la vega granadina del río Genil.

Como refleja la hermana menor del poeta, Isabel García Lorca, en sus memorias: "Aquel lugar fue un retiro y un juguete... En el carril de entrada había frutales y una yuca grande, y lo cambiamos por cipreses, granados y rosales, respetando un almez y un hermosísimo nogal que daba sombra a toda la placeta... Había un ambiente de frescor hasta casi las doce del día. Una luz fuerte pero no cegadora como la del campo abierto. Era un campo habitado, civilizado, diría yo, hecho a la medida del ser humano. Parecía pensado para vivir gozando de una naturaleza domesticada, de refinamiento impensable hoy día".

Desde las habitaciones del piso alto de la casa podían verse Sierra Nevada, la Alhambra y el resto de colinas de la ciudad. Fue en una de estas habitaciones donde Federico García Lorca escribió, verano a verano, algunas de sus obras más importantes. Así que pasen cinco años, Bodas de sangre, Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, La casa de Bernarda Alba, Romancero gitano o Diván del Tamarit, entre otras.

Actualmente, el Ayuntamiento de Granada la ha convertido en casa-museo y se encuentra decorada con los muebles, cuadros y objetos de la casa en la que moró el escritor hasta el mismo año de su muerte. Como elementos más simbólicos y especiales para el poeta el piano, el escritorio, los decorados para la representación de La Niña que riega la Albahaca y un dibujo de manos de Dalí en sus años de amistad en la Residencia de Estudiantes en Madrid.

Pero como todas las cosas en esta vida que son dignas de admirar, matan, engordan o dan alergia, lo han convertido en un "sacacuartos", y si quieres recibir cultura, pues paga, que para eso están "ellos", para poner la mano. Así que lo dicho, para recibir cultura hay que dejar algo a cambio, que si ser culto fuera barato, todos podríamos serlo y este mundo sería un caos de sabiduría. No hombre, no, hasta ahí podríamos llegar!!!

 
ir arriba