Lo que se dice

28 ene. 2008

Derramar la sal



Hace mucho tiempo que no escribo de supersticiones, ni del origen de palabras de nuestro riquísimo español. Así que hoy van dos en uno.

La sal fue el primer condimento en la alimentación del hombre y alteró de tal modo sus hábitos alimentarios, que no es de sorprender que el acto de derramar tan precioso ingrediente llegara a ser equivalente a un mal augurio. Tras un accidental derramamiento de sal, el gesto supersticioso anulador, como lanzar un pellizco de la misma por encima del hombro izquierdo, fue práctica común entre los sumerios, los egipcios, los asirios y, más tarde, los griegos.

Para los romanos, la sal era un elemento tan valioso para condimentar las comidas como para curar heridas, y por tanto acuñaron expresiones en las que se utilizaba esta palabra, algunas de las cuales han llegado a nosotros. El escritor romano Pretonio, en su Satyricón, creó la frase “no vale su sal” como oprobio para ciertos soldados romanos, a los que se les daban estipendios especiales para sus raciones de sal, llamados salarium —“dinero de sal”, origen de nuestra actual palabra “salario”. Buen provecho a todos.

13 comentarios:

Mara dijo...

Jejeje, me encanta como enriqueces nuestra cultura. Ahora, una pregunta profesora! jejeje pq echarla precisamente por encima del hombro??? jjjj
Besos mil!

amar dijo...

mara tiene razón.. jeje
aunque.. creo que ayer se me rompio un espejo a mi..
jijiji

gracias por la sal.. y la paz..

amAr

Aldebaran dijo...

Curioso, jajaja Gracias por condimentar nuestra abotargada culturilla.
Un beso

Belén dijo...

sabía lo de salario, pero el resto no... que interesante!

Muchas gracias por la explicación, como ves llego tarde pero llego :)

Besos

Nadym dijo...

Mara, creo que lo de echar la sal por encima del hombro izquierdo es porque ahí es desde donde mira el "demonio" y desde el derecho los "ángeles". Algo así como para que no pueda ver ni orientarse y hacerte sus fechorías. Besitos guapa.

Amar, cuidado con esos espejos, más que por la mala suerte por si te cortas. Pero esa superstición también tiene su origen, yo la publiqué hace tiempo en el apartado supersticiones (por si la quieres ver). Besos.

De nada aldebaran, supongo que para eso estamos... y para muchas otra cosas sin duda. Besotes.

Belén, lo importante siempre es llegar, no el tiempo empleado en el camino. Gracias a ti por seguir visitándome. Besitos mil.

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

Nadym, si de algo estoy contenta es de haber conocido tu blog... muy buen post, a mi también me gustan este tipo de "historias cortas"...

Muy buena, algo + que aprendí. Paa mi, tiar sal sobre el hombro izquierdo es para que la buena suerte te acompañe...

Bss. Nos vemos. Ahora voy a visitar a el hadita.

Nadym dijo...

Muchas gracias Mónica, es por meter de vez en cuando culturilla popular, que a mí me encanta. Sí, eso es, se tira la sal para evitar la mala suerte como tú has dicho... El hadita estará muy contenta de que la visites. Un besito.

bebita dijo...

Si cuando yo digo que es mucho mejor lo salado que lo dulce... ;)
Un besote linda!!!

Nadym dijo...

A mí tampoco me gusta el dulce, prefiero lo saladito... está claro que el buen gusto es el buen gusto. Besitos preciosa!!!

lágrimas de mar dijo...

soy de poco dulce prefiero lo salado, aunque no soy muy buena cocinera y casi todo me sale soso,

un besote para ti, linda

lágrimas de mar

Nadym dijo...

Lágrimas, yo también uso muy poquita sal, que es mala para la salud, pero ya somos nosotras saladitas ;) Yo tampoco soy la leche en la cocina, tan sólo me defiendo. Besitos, guapa.

pegasso dijo...

creo que estos temas son más profundos de lo que aquí se dice. Recomiendo investigar la relación de la sal y espejo (que se fabrica con mercurio) con la sal y el mercurio de los alquimistas de la edad media..... y de los actuales

Nadym dijo...

Pegasso, habrá que mirar para completar los temas. Gracias.

 
ir arriba