Lo que se dice

21 oct. 2007

Hexakosioihexekontahexafobia ¿eh?



Hace unos cuantos post hablé de la triscaidecafobia, pero es que parece ser que también existe una fobia al número 666, a la que se ha llamado hexakosioihexekontahexafobia. No me digáis que ésta no es impronunciable, ay que ver las cosas que se inventan.

Los hexakosioihexekontahexafóbicos evitan las cosas relacionadas con el número 666, tales como un edificio en el cual el número se exhiba prominentemente. Sin embargo hay otras cosas que evitan, aunque menos frecuentemente, tratan de evitar el número como producto de relaciones entre otros números. Por ejemplo, la fracción dos tercios tiene un decimal de repetición de .666. (La nota que en la base 12, dos tercios es 0.8, y 0.666 es la fracción 6/11.) Un hexakosioihexekontahexafóbico severo puede evitar lo antes mencionado, así como 5/3, 8/3, 11/3, etc. La gente con esta fobia considera mala suerte obtener 3 seis en una mano de póquer, aun cuando ésta es generalmente una muy buena mano.

Hexakosioihexekontahexafóbicos conocidos

Entre los hexakosioihexekontahexafóbicos más conocidos se incluyen al desaparecido Ronald Reagan y su señora Nancy Reagan. En 1989, cuando se mudaron a su casa en el sector Bel Air de Los Ángeles, cambiaron su dirección de 666 St. Cloud Road a 668. El residente anterior, Johnny Carson, definitivamente no era hexakosioihexekontahexafóbico, pues nunca modificó la dirección, además el nombre Ronald Wilson Reagan cada uno tiene 6 letras.

Hechos concretos

El 6 de junio de 2006 (06/06/06 en el calendario gregoriano), los evangélicos Amabssadors Ministres de Países Bajos llevaron a cabo una vigilia de 24 horas para ahuyentar a los malos espíritus. La maratón del rezo comenzó en Jerusalén.

A finales de la década de 1990, la estatal teléfonica de Honduras decidió cambiar los números telefónicos de seis a siete dígitos, el prefijo 666 correspondió a la ciudad de El Progreso, los ciudadanos de dicha ciudad, de mayoría católica, se movilizaron para cambiar el prefijo ya que lo consideraban como maligno, además de las burlas que les hacían los vecinos de otras ciudades, como San pedro Sula, hasta que lograron que la empresa de teléfonos cambiara el prefijo a 668, casualmente el mismo número al que cambió Reagan la dirección de su casa.

No hay comentarios:

 
ir arriba