Lo que se dice

18 oct. 2007

Sí, quiero



Los novios durante la ceremonia nupcial se intercambian anillos de bodas. ¿Pero de donde surge esta tradición no apta para cualquier bolsillo?

El anillo, como objeto circular, ha sido desde antiguo símbolo de unidad y eternidad. En la antigüedad, cuando la vida era más dura y la esperanza de vida más corta, los maridos celebraban un rito para asegurarse que los espíritus de sus mujeres no les dejarían demasiado pronto. Ataban los tobillos y muñecas de la mujer con cuerdas de hierba con la pretensión de mantener el espíritu dentro del cuerpo.

Con el correr de los años y la evolución de las creencias religiosas, las cuerdas fueron evolucionando hasta atar solamente un dedo por medio del anillo, que poseía toda la carga simbólica antes mencionada. Las romanas así, acostumbraban a entregar a sus novios el annulus sponsalitius que durante el siglo II pasa a ser de oro, por ser un metal más duradero. Tal simbolismo fue incorporado al ritual religioso por la Iglesia, cosa que ocurrió durante el siglo V.

No hay comentarios:

 
ir arriba