Lo que se dice

18 sept. 2007

¿Amarillo? NOOOO



Los personajes que merodean el mundo del espectáculo y de la farándula suelen tener la superstición de no usar amarillo sobre el escenario, y todo porque el 17 de febrero de 1673, mientras Molière está interpretando la obra "El enfermo imaginario", comenzó a sentirse indispuesto, lo trasladan rápidamente a su hogar, pero falleció de hemoptisis casi en el acto. En el momento de su actuación, iba vestido de amarillo, color maldito a partir de ese momento para los intérpretes teatrales, para el decorado y las vestimentas.

Sin embargo, la prevención contra este color procede de los tiempos de la Inquisición. A muchos cómicos se les impuso el San Benito, una túnica amarilla de penitente con una cruz de San Andrés a la espalda con la que debían deambular por las calles expuestos al escarnio público.

Asimismo, la tradición cristiana asoció este color con el del azufre de los infiernos y le dio una significación peyorativa convirtiéndolo en imagen del orgullo, de la falsedad y la traición. Es además el símbolo del adulterio. En la Edad Media, los herejes y los apestados vestían de amarillo. Las ciudades donde se había declarado una epidemia estaban obligadas a señalarlo con una bandera amarilla.

En los orígenes del sindicalismo revolucionario, se denominó amarillo al sindicalismo de inspiración patronal que traiciona la noción de lucha de clases y la prensa amarilla es aquella que deforma los hechos con fines espurios.

También, a principios del siglo XIII, el Papa Inocencio III estableció los colores de la liturgia y excluyó el amarillo, por lo que es el único que está ausente de los rituales católicos.

Símbolo de poder

Pero en cambio, este color "maldito" también es símbolo de poder. Está asociado al sol y al oro, sin embargo, el amarillo es el color de Apolo, dios de la luz, y el emblema de poder de emperadores, reyes y príncipes.

Entre los primeros cristianos, el amarillo oro representaba la vida eterna, la fe y el amor divino, y durante la Edad media se solía representar a San pedro con una túnica de color dorado.

¿Hay alguien vestido de amarillo en la sala?

4 comentarios:

rufo dijo...

La verdad es que no llevo nada amarillo, pero acabo de subrayar un párrafo con amarillo, y escribir una nota en un post-it amarillo.
La selección de Brasil de fútbol está gafada? ;-)

Nadym dijo...

Mi pijama de hoy es amarillo, jeje. Sí, aún no me lo he quitado!!! Pues cuidadín con tanto uso del amarillo que igual tienes mala suerte y te tocan lentejas para comer ;)

Seguro que sí está gafada o a punto de hacerlo jeje.

Paco dijo...

Las letras de mi camiseta son amarillas... Y, al igual que rufo, estoy rodeado de post-it's amarillos... Me voy a tomarme una birra ahora que salgo de trabajar (también amarilla)... Creo que no tengo remedio... ;-P

Nadym dijo...

No lo tienes, Paco, eso seguro. Yo también salgo de currar ahora y nada, a tomar otra rubia de esas ;)

 
ir arriba