Lo que se dice

24 ago. 2007

Enriqueta Martí, la vampira del Carrer Ponent



Enriqueta Martí sembró de horror la Barcelona de inicios de siglo XX. Secuestraba, prostituía y asesinaba a niños para extraerles la sangre, las grasas y el tuétano de los huesos y elaborar pócimas que sus clientes consideraban mágicas. El relato de las dos niñas que liberó la policía fue recogido por la prensa de la época con buena dosis de morbo.

Tras el delicado nombre de Enriqueta Martí se esconde una de las personalidades criminales más feroces de la historia negra de España. Secuestradora, prostituta (comenzó a ejercerla antes de cumplir los veinte años), alcahueta, falsificadora, corruptora de menores (tenía un prostíbulo de menores de ambos sexos y de edades que iban desde los cinco hasta los dieciséis años), pederasta, bruja y asesina son algunas de las actividades que ejerció durante su vida esa mujer a la que el pueblo de Barcelona bautizó como "la Vampira del Carrer Ponent".

Engañaban a los niños prometiéndoles golosinas y después los asesinaban, les bebían su sangre y devoraban su carne. Diez fueron las criaturas identificadas como víctimas de Enriqueta que se incluyeron en el sumario, aunque en algunos informes se asegura que el número de sus victimas llegó a veintidós.

Es en marzo de 1912, cuando se arresta a Enriqueta Martí, mendiga de día y dama de alto copete por la noche. En esta fecha la policía consiguió rescatar a una jovencita llamada Angelita de las zarpas de esta truculenta señora. Según las crónicas policiales, Enriqueta pretendió que Angelita comiera carne cruda de otro muchacho que había raptado y asesinado ayudada de varios sicarios.

Enriqueta Martí, una vez encarcelada tenía vigilancia constante, ya que había intentado suicidarse contándose las venas en su celda. Meses después se supo que Enriqueta Martí había fallecido en el patio de la cárcel linchada por sus compañeras presas. Se especuló que antes de ser golpeada ya estaba muerta, envenenada por encargo de alguien interesado en su desaparición. Nada se pudo probar. Lo único cierto es que nunca llegó a celebrarse el juicio.

Sin embargo la “vampira de Barcelona” provocó el horror durante dos décadas, las madres contaban su historia para asustar a sus hijos y enseñarles que jamás deben confiar en personas desconocidas.

Pero la historia convulsa de España en aquellos tiempos que desembocó en una tragedia multitudinaria como fue la Guerra Civil, repleta de crímenes horribles, provocó que Enriqueta pasara de ser un monstruo a un personaje cotidiano porque su crueldad fue superada por la realidad de la calle.

En el año 2005 se publica un libro en honor a esta "estupendísima" dama amante de la sangre y la brujería, al que se tituló Los diarios de Enriqueta Martí, la vampira de Barcelona, de Pierrot. Este libro no sólo recoge todos los datos expuestos en el juicio y transcribe el día a día de lo publicado en la prensa, sino que recrea, relatados por la propia Enriqueta Martí, todos los años que vivió en Barcelona, donde realizó sus macabras acciones, protegida por algunos personajes de la alta sociedad que utilizaban sus servicios para satisfacer sus propios vicios. Está basado en hechos reales que conmocionaron a la opinión pública.



Fuentes: En un reportaje de El País aparece información muy detallada y pormenorizada de todos los crímenes de esta "dama". También del blog del Conde Estruch.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Recomiendo la lectura de "Los diarios de Enriqueta Marti" de Pierrot y "El misterio de la calle Poniente" de Fernando Gomez. Los he encontrado fabulosos y con ellos he podido hacerme una idea de como era tan singular personaje.

Nadym dijo...

Hola Anónimo, pues sin duda los leeremos tarde o temprano, recomendados quedan. Pero desde luego, menudo personajillo recorría las calles de Barcelona, qué pánico. Gracias por comentar, saludos.

Marc dijo...

La mala mujer

 
ir arriba